alt

El nuevo director del Instituto Cervantes de Atenas, Eusebi Ayensa Prat (Figueres, 1967), es un hombre efusivo, pletórico, extrovertido, el perfecto ejemplo de una persona que proviene del Mare Nostrum. Con su sonrisa permanente y un brillo especial en los ojos, catalán de nacimiento pero griego de corazón, se mostró encantado de atendernos y de responder a nuestras preguntas.

De hecho, nos ha hablado sobre los retos de su trabajo como director del IC de Atenas, la situación de la enseñanza del español en Grecia y las posibilidades que se le presentan al castellano a nivel internacional. Por último, nos confió un secreto: su intención de traducir de nuevo a Yannis Ritsos, después de su estancia en la casa de Ritsos en Monemvasia (¡algo que está haciendo ya!).

Por MarÍa Kouti

I.–Hace poco tuvimos la celebración del Día del Español en el mundo. ¿Qué le parece que existan celebraciones de ese tipo?

E.A.–Me parece una buena iniciativa que empieza este año. Lo que pasa es que hubo un problema en Grecia, un problema de fechas. Es que la fecha escogida para todo el mundo era el 20 de junio, el mismo día que se celebraba la inauguración del museo de la Acrópolis. El problema de infraestructura era evidente: no sabíamos hasta qué punto la inauguración del museo de la Acrópolis, quizás, comportaría que el centro de Atenas estuviera cortado y no pudiéramos acceder al edificio. Por otra parte, había otro tema más personal, en el que yo también insistí, que era el tema del respeto: hacer coincidir nuestro día con un día tan importante para Grecia, podía ser visto como una falta de respeto.

Entonces, por estos motivos, nos pareció que era conveniente cambiar de fecha en Atenas de manera excepcional y, por eso, lo celebramos el pasado día de San Juan, que también es un día importante para España.

I.–¿Qué le parece que el español se hable tanto a nivel mundial?

Ε.Α.–De hecho, es una suerte para nosotros porque, en el fondo, una lengua y un país de nacimiento no lo escoge uno mismo. Como dice el Lazarillo de Tormes, «me nacieron en Tormes», a mí también me nacieron en España, en Figueres, yo esto no lo decidí [risas].

Nos sentimos muy orgullosos de participar de esta enorme comunidad de hispanohablantes, constituida por muchos millones. En cualquier caso, el español es la segunda lengua de comunicación internacional y es idioma oficial en 21 países, la segunda lengua de América. Por tanto, estamos hablando de una lengua con un futuro increíble.

Ι.–¿Se seguirá ampliando el uso del castellano?

Ε.Α.–Yo creo que la clave la marcará América. Es decir, queramos o no queramos, estamos en un mundo globalizado, pero es verdad que no contamos todos lo mismo, y América sigue siendo la primera potencia.

Pero el español es la segunda lengua de América. Hay ciudades, como Nuevo México o Miami, en las que, según qué barrios o zonas, el español es la primera lengua. Por tanto, el hecho de que se afiance el español como segunda lengua en América supondrá una potencia universal increíble, a pesar de que el chino o el hindú son lenguas con más hablantes que el español.

I.– Ya que hablamos del chino, es verdad que el comercio internacional ofrece más oportunidades al chino, que no se le presentan al español…

E.A.– Sí, es verdad aunque, en cualquier caso, el chino o el hindú quedan muy reducidos en su espacio concreto. En cambio, a nivel internacional, a nivel de comercio o de comunicación, el español es la segunda lengua. Se habla en 21 países y, a partir de América, el español está triunfando y se está ganando mucho terreno.

Por otra parte, no todo es color de rosa. Creo que la gran asignatura pendiente es Europa. Nosotros hablamos una lengua que es la segunda lengua de comunicación internacional, pero en muchos países europeos es una lengua que no cuenta. Por ejemplo, hablando español, difícilmente puedes viajar a países como Alemania, Francia, Inglaterra, grandes países y grandes potencias europeas. Es una verdad y no podemos ocultarla. Ahí, pues, está la gran asignatura pendiente: Νo lo es en América pero lo es, curiosamente, en nuestro continente donde nació el español. Es ahí donde, quizás, debemos poner más énfasis, y creo que los Institutos Cervantes, junto con las asesorías de educación españolas, tienen un papel muy importante a jugar en los países donde estamos implantados.

Por tanto, la situación es muy buena a nivel mundial, pero tenemos esa pequeña espina clavada, que es Europa, aunque tengo constancia de que se va a aprovechar la presidencia de la UE por parte de España, el primer semestre de 2010, para extender el uso del español a nivel europeo.

I.–¿En cuanto al inglés, cómo debe actuar el castellano contra la facilidad y sencillez del inglés?

E.A.–En cualquier caso, la primacía del inglés como primera lengua es indiscutible y nosotros no nos planteamos en ningún momento desbancar a nadie. Personalmente, no lo veo como una cruzada contra nadie. Simplemente, nosotros no tenemos que vender nada, no tenemos que convencer a nadie.

I.–Aunque muchos piensan que Internet supone una amenaza, el ex director del IC, Francisco Moreno, dijo que Internet ofrece una gran oportunidad para el español. ¿Está de acuerdo?

E.A.–Sí. De hecho, creo que el español es una lengua muy importante a nivel internacional, la segunda después del inglés, y en tema de páginas web está también en una posición altísima. Por tanto, yo creo que Internet no supone ninguna amenaza. Por otra parte, no debemos bajar la guardia. Mi apreciación personal cuando me conecto es la siguiente: antes muchas páginas web internacionales estaban sólo en inglés, pero ahora veo que muchas de ellas ponen una banderita en español, o sea, están traducidas al español.

I.–En el curso 2006/2007 comenzó la implantación del español en seis gimnasios de la enseñanza pública griega como programa piloto. La lengua española en la enseñanza secundaria griega ya es una realidad. ¿Considera que el español tiene muchas posibilidades en este grado académico en Grecia?

E.A.–Desde luego que sí, el español tiene muchas posibilidades de convertirse en una lengua potente en Grecia. A nivel de alumnos del IC, que son alumnos de enseñanza no reglada, lo está siendo como lengua extranjera. Pero, creo firmemente que en la enseñanza reglada puede convertirse en una lengua muy importante, a pesar de las reacciones que puede haber.

I.–¿O sea?

E.A–Lo digo porque ha habido, por ejemplo, ahora en el tema del español en la secundaria, una reacción a veces un poco beligerante, por ejemplo, de asociaciones de profesores de francés o de otros idiomas contra el español.

I.–Ha sido quizás porque sus intereses se encuentran en peligro…

E.A.Que quede muy claro que sus intereses son puramente intereses laborales. Por nuestra parte me consta que –aunque no puedo hablar en nombre de la agregada de educación, Sra. Carmen Ponce, pero creo que me permitiría decirlo, ya que lo hemos hablado y creo que ella también suscribiría mi opinión– nosotros, en cualquier caso, nunca hemos hecho una campaña beligerante. Nosotros no entraremos nunca en conflicto ni en guerra contra nadie, ni creemos que la lengua española necesite demostrar nada. El español es lo que es: tenemos una cultura y una literatura que nos avalan y tenemos un número mayor de hablantes. Creo que el español puede perfectamente llegar a ser la segunda lengua, con el tiempo, en la secundaria griega.

I.–Hablando de números, ¿cuántos alumnos están matriculados en el IC de Atenas?

E.A.–En el curso académico 2008/2009 hemos tenido 2011 alumnos, que son los alumnos matriculados en los dos semestres. En otras palabras, matrículas hemos tenido más de 2000 y alumnos reales, personas físicas por así decirlo; en cualquier momento de curso, unos mil.

I.–¿Y alumnos matriculados para los diplomas DELE? Porque se dice que Grecia se coloca siempre en el primer puesto…

E.A.–Este año ha bajado un poquito el número, hemos tenido cerca de 50001 matrículas, pero sigue estando Grecia en el primer puesto a nivel mundial. Es el centro con más DELEs en el mundo, lo cual no ha dejado de ser curioso porque tenemos más DELEs que ciudades como Estambul, París, Londres o Roma, ciudades con muchos más habitantes que Atenas.

En definitiva, hay un creciente interés por el español y este número de DELEs en Grecia permite calibrar el estado de salud del español en el país heleno. Además, creo que el número mayor de DELEs en Grecia es una característica propia del pueblo griego, que es que quieren obtener todos sus títulos.

altI.–Sr. Ayensa, esto se llama titulitis

E.A.[Risas] Sí, es titulitis, pero me parece muy bien y es una cosa muy digna, ya que la administración griega te pide una justificación. Entonces, necesitas tener un título previamente.

I.–¿Cuáles son los principales problemas a la hora de enseñar el español como lengua extranjera a aprendices griegos?

E.A.–Yo pienso, y no lo digo como komplimento [cumplido], como decís los griegos, que la verdad es que tenéis mucha facilidad para aprender idiomas. Es una cosa que a mí siempre me ha llamado la atención. Quizás el hecho de hablar una lengua difícil y una lengua poco conocida en Europa, con un número de hablantes limitado y con una grafía distinta, os obliga desde muy jóvenes a aprender otro idioma, un segundo idioma como es el inglés. Y, a partir de ahí, tenéis mucha facilidad… cosa que no pasa en España.

Hay un tema que se ha dicho muchas veces y creo que se está superando: Muchos me dicen que han ido a España de viaje y que allí la gente no habla inglés, no habla otros idiomas.

I.–Pues, yo creo que los españoles sí que hablan inglés, pero les da un poco más de apuro o de corte quizás…

E.A.Posiblemente es esto. Yo creo que en las generaciones jóvenes se está superando esto, los jóvenes españoles hablan bien el inglés. Pero los griegos habláis con facilidad idiomas extranjeros y con mucha facilidad aprendéis español, hay quizás una facilidad innata de aprender este idioma.

Por otro lado, tampoco creo que haya idiomas fáciles o difíciles. Cada idioma tiene su dificultad. El español tiene el problema de ser/estar, pero es una realidad objetiva que el español tiene poca irregularidad: es un idioma bastante regular, por ejemplo en su sistema verbal. Luego, la fonética es muy fácil, como lo es vuestra fonética para nosotros.

I.–Claro, el sistema vocálico es casi igual: i, e, a, o, u.

E.A.Sí, es una fonética de 5 vocales. Por ejemplo, el catalán es otra historia.

I.–Uy, las vocales del catalán: otras que se abren, otras que se cierran, otras que se medio abren y otras que se medio cierran…

E.A.[Risas] Sí, en el catalán es una cosa terrible. Y eso nos perjudica, porque, aunque yo hablo español y creo que lo hablo correctamente, el acento catalán me traiciona…

I.–[Risas].

E.A.Sí, porque tenemos una fonética tan endiabladamente difícil que nos marca en cualquier idioma [risas]. Resumiendo, el español tiene una fonética muy sencilla para los griegos y es un idioma con un nivel de irregularidad bastante limitado. Además, es un idioma que gusta porque conlleva toda una cultura que atrae mucho en Grecia, una cultura de lo hispano en la que se une lo español con lo iberoamericano. Es un idioma que te abre la puerta a 21 países, con sus literaturas, bailes, tradiciones, etc. y esta es la baza del español.

I.–¿Es posible obtener una buena enseñanza del español en las escuelas griegas?

E.A.–Simplemente se trata de que haya un buen nivel de los profesores del español, que creo que lo tienen. En cualquier caso, considero que el español puede ser para los alumnos griegos una buena apuesta del futuro y tener así una mejor situación laboral. El español te abre puertas y creo que en estos tres años que se puede cursar en el yimnasio [3 primeros años de la ESO] se puede llegar a dominar, más que con corrección.

I.–Lamentablemente no hay suficiente número de programas de postgrado o doctorados relacionados con la lengua española. Este hecho conduce a muchos estudiantes griegos, que desean continuar con sus estudios en lengua española, a desplazarse al extranjero. ¿Cree que podría el IC de Atenas ayudar en la creación de programas de postgrado en colaboración con las universidades griegas donde se imparte el español?

E.A.–De entrada, como institución, nosotros estamos pensando en el español al margen de las enseñanzas regladas, al margen de lo que son los institutos y las universidades. Pero, en cualquier caso, ellos son los primeros interesados en que haya una buena presencia del español en la secundaria y en la universidad. Por tanto, nosotros no perdemos ocasión en cualquier reunión con el ministro de educación, viceministros o con el secretario general de intentar que se abran más departamentos de español en Grecia. Porque de eso se trata: de que tenga el español una presencia estable.

Εvidentemente más despacio de lo que nosotros quisiéramos, pero a un cierto ritmo, poco a poco se está trabajando en pos de la mayor presencia del español. Si tiene una presencia digna en la secundaria, esto será el gran punto de partida porque los que se hayan cursado el español en la secundaria, querrán continuar sus estudios en la universidad. En definitiva, creo que la gran asignatura pendiente es el español en la secundaria. Si no se ponen, por causas ajenas, cortapisas al español, creo que en corto plazo veremos más departamentos de español en las universidades griegas. Ojalá se consiga y se proponga el español en las mismas condiciones que otro idioma y que el alumno escoja.

I.–¿Cuáles son los retos del IC de Atenas para el año que viene?

E.A.–Ahora el IC de Atenas está en un proceso de cambio, de transformación. Estamos realizando su traslado a un nuevo edificio, en la calle Mitropóleos 23, que nos permitirá una proyección mayor aún y una mejora en la calidad de nuestros servicios. Este traslado nos dará una serie de posibilidades: aumentarán las aulas, habrá una sala de exposiciones propia, un auditorio de 150 asientos, etc. Además, hemos querido que este cambio fuera unido a una mayor oferta. Por ejemplo, a nivel de actividades culturales, el año que viene habrá una exposición de Dalí y otra de Miró. También, en temas de clases, hemos ampliado la oferta a nuevos cursos: habrá clases de español para niños griegos a partir de 8 años, cursos de cocina española, cursos de danza. Y una novedad: el IC Atenas ofrecerá un DELE escolar a partir del año que viene.

En definitiva, queremos que el cambio no sea un simple traslado, sino que se identifique con una nueva proyección del IC. Queremos potenciar la imagen moderna de España, afianzar la idea de un país tolerante y potenciar las demás lenguas oficiales. El hecho de que en España se hablen tantos idiomas para mí es una riqueza. Te doy un ejemplo personal: yo soy catalán y el catalán es mi lengua de expresión, pero mis hijos me superan aún porque hablan catalán, euskera (mi mujer es vasca) y español. Somos, digamos, el ejemplo perfecto del estado de la Autonomías. Sólo nos falta el gallego para completar [risas].

I.–¿Supone para usted un privilegio ser director del IC de Atenas?

E.A.–Me siento enormemente orgulloso de dirigir el IC de Atenas y, de verdad, es un privilegio. Ahora bien, te debo decir que sé perfectamente que en núcleos radicales catalanes el hecho de que yo pueda dirigir un IC, siendo catalán y teniendo como lengua materna una que no sea el español, no se ha entendido muy bien. Pero yo no tengo problema, no me siento en absoluto mal, ya que para mí es un honor dirigir un IC –y más en Grecia, ya que me siento medio griego– y un orgullo de presentar lo más bonito que tiene un país y que es la cultura.

I.–¿Hay planes para un nuevo centro del IC en Tesalónica? Lo digo porque, y con razón, los que son del norte de Grecia se sienten un poco abandonados.

E.A.–Había un proyecto de abrir un IC en Salónica y cuando yo vine aquí en 2007 el antiguo director del IC Atenas, Sr. Bádenas de la Peña, me habló de éste. Era un proyecto muy avanzado ya, incluso se había localizado un edificio para abrirlo ya… Lo que ocurre es que la crisis económica lo ha parado todo y, por tanto, ha quedado la cosa en el aire. Pero el proyecto de abrir un IC en Salónica no está abandonado y sigue siendo activo. Esperamos un momento propicio, cuando haya pasado esta crisis, para poder seguir con este proyecto, que ha quedado aparcado de momento, por causas ajenas como es la crisis, pero en ningún momento anulado.

I.–¿Qué le parece Grecia?

E.A.–¡Me encanta Grecia! Creo que Grecia es mi país de adopción. Cuando mi mujer y yo nos levantamos y antes de preparar un café, medios dormidos aún, lo primero que hacemos es poner el hilo musical y escuchar música griega. Nos sentimos griegos, nos gusta mucho el país y Grecia para nosotros es nuestra segunda patria. Además, estoy seguro de que mi hijo o mi hija acabarán casándose con un griego o una griega [risas].

I.–Ha sido profesor de griego en la secundaria española y profesor tanto de griego clásico como de moderno en la Universidad de Girona. ¿Qué opina del desdén con el que se trata al griego y al latín en los planes de estudio españoles?

E.A.–Independientemente del tema laboral que esto conlleva, sinceramente me parece una aberración, porque nosotros somos un país de cultura mediterránea. La cultura española, que es una cultura europea, está formada de tres componentes que son tres ciudades: Atenas, Roma y Jerusalén, y creo que por este orden además.

Considero que se darán cuenta de una cosa que los políticos no quieren entender y es que, si quitan o reducen la presencia del latín y del griego de la secundaria, verán luego que los alumnos no sabrán español, no sabrán analizar sintácticamente. Por ejemplo, yo no asimilé la sintaxis española hasta que no supe latín y griego. Por tanto, creo que las consecuencias serán muy negativas. Si quitamos este fondo, estamos serrando nuestras propias raíces.

I.–Ha sido un auténtico placer tener esta conversación con usted. Muchas gracias.

E.A.Para mí también ha sido un placer. Muchas gracias.

Συνέντευξη: Μαρία Κουτή

Μετάφραση στα ελληνικά: Βίκυ Ρούσκα

Επιμέλεια: Μαρία Κουτή, Emmanuel Vinader, Βίκυ Ρούσκα

Nota:
1 Falta la convocatoria de noviembre.